martes, 8 de septiembre de 2015

Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

A estas alturas, no sé cuantos amigos habré perdido en Facebook, por el desafío que plantee. Mis palabras fueron:
Y bueno, algunos colegas forestales vieron que el mercado de la leña era rudimentario e informal. Hicieron algo al respecto y hoy tenemos leña de bosques sustentables, seca y con certificación.
Invito a los ingenieros comerciales que ven en las AFP un problema, ven que estas lucran en exceso y las pensiones son miserables; a que se hagan cargo del tema y en conjunto creen una AFP que nos brinde pensiones dignas… Al fin y al cabo, son los expertos en la materia…
El desafío está planteado… Para eso se quiere educación gratuita y de calidad. Para que los profesionales se hagan cargo de los problemas de la gente, y no solo se preocupen de su propio bolsillo.”

¿De dónde surgió esto?

Vi que a diario, muchos profesionales se quejaban por la actual situación del país. Que la usura de las ISAPRES; el robo de las AFP; el lucro de los BANCOS; los ladrones sin castigo de LA POLAR, JHONSON…; la colusión de las FARMACIAS; las 7 familias dueñas del país; PENTA, SQM… ETC.
Evidentemente, no vivimos en un paraíso y, cualquiera que saque cuentas, dirá que estamos mal; muy mal. Pero en el último párrafo, está el motor de cambio: Profesionales comprometidos con el desarrollo del país y no sólo con llenarse los bolsillos.
Es una utopía, me dirán; eres un iluso (ya me lo han dicho); pero si miran a su alrededor, hay gente que ha dado la pelea, a su manera: Ley Emilia, Ley Ricarte Soto, Ley Zamudio… O sea, las leyes pueden cambiarse; eso por una parte. Por otra, tenemos LINUX. Es el más claro ejemplo de que hubo profesionales que cedieron parte de su intelecto, para crear un software gratis (nos obsequiaron una opción alternativa al gigante Windows). Era una pelea desigual y tal vez los resultados no fueron los mejores, pero fue una pelea que se dio.
Y tras claros ejemplos de que se pueden lograr cosas con algo de voluntad, y si algún iluminado cediera los espacios en las materias que se quisieran abordar, se podrían lograr muchas cosas.
Felices y Forrados es una empresa de asesoría en materia de multifondos de AFP. Su meta es lograr conformar una AFP que otorgue mejores rentabilidades y pensiones más dignas, a sus clientes. Tal vez no lo concreten, pero esa iniciativa partió entre 4 paredes, con muy poca gente, con mucho entusiasmo y pocos recursos.
Mario Waissbluth, bien o mal enfocado, está haciendo lo propio en educación a través de "Educación 2020".

¿Por qué nadie más se anima?

Por la clásica costumbre del chileno de preferir arriesgar poco y aceptar las migajas que le permitan una cierta estabilidad, precaria, pero estabilidad al fin y al cabo.
Chaqueteros, cómodos, sin iniciativa, o con muchos peros… Así somos, ¿y qué?, ha llegado el momento de ceder una migaja de lo conseguido con años de estudio, y generar las instancias para realizar los cambios que el país necesita.
Si los secundarios, vía redes sociales fueron capaces de poner en jaque a un Gobierno (concertando una manifestación masiva); ¿Cómo es posible que la elite intelectual de nuestro país, los profesionales, no sean capaces de crear motores de cambio?
Que alguien me lo explique, porque yo no entiendo que con esa mentalidad (la de nuestros profesionales), debamos todos los chilenos (vía impuestos), regalarles una educación de calidad, para que al final sigan siendo más de lo mismo y además, nos pateen en el suelo con su miserable mediocridad académica.


Pd. No me opongo a que se quejen. Hacer ruido también ayuda a que alguien se anime a tomar la iniciativa. Eso sí, cuando lo vean, ¡APÓYENLO!

Ojo, El chapulín colorado no vendrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...