miércoles, 25 de septiembre de 2013

Servicios básicos



Servicios básicos... De tanto utilizar el término, asumimos que es algo que nunca faltará. Pues bien, llegado el momento en que un “servicio básico” falta, nos ofuscamos y comenzamos a buscar responsables...

Se nos corta la luz... “El estado no está cumpliendo con su rol”... “No debió haber vendido las eléctricas”... “Coimeros, ladrones, corruptos, vende patria, etc...”

Se nos corta el agua... “¡Hasta cuándo con los cortes de agua!... “Los técnicos se hacen de rogar para solucionar el problema, pero si se atrasa uno con los pagos, el corte de suministro es casi automático”... De ahí vociferar contra el gobierno (el de turno, cualquiera, da lo mismo), y el rezo de adjetivos poco amigables...

Y así con telefonía, señal televisiva, señal de radio..., Pero eso no es todo. Están los otros servicios básicos:
-         Salud... Aunque estén funcionando: Hay que pedir hora; esperar en la sala hasta que no haya ninguna urgencia más importante que la tuya; ni hablar de si uno tiene una enfermedad compleja... Se dificulta más la cosa... Ahí es donde nos acordamos de las autoridades y les llenamos de adjetivos (a ellos y sus familias)...
-         Retiro de basura... Esos rostros que jamás miramos, pero del que todos nos acordamos cuando fallan...
-         Y así, Oficinas de Impuestos, Servicio al Consumidor, Departamentos sociales, de Tránsito, Tesorerías, etc...

Dejando de lado los servicios “privatizados”, sólo me referiré a los estatales, no en detalle, ya que todavía son muchos...

El Estado tiene el monopolio de bastantes servicios, mismos que emplean a un gran número de personas. Estas, a través de organizaciones gremiales, han conseguido tener una serie de derechos; que con el correr de los años, han dejado en el cajón del olvido a los deberes...

Aunque por ley, son ilegales los paros; estos organismos han ido cohesionándose para presionar a su favor, dándoles lo mismo el malestar de la gente... Es más, en la gran mayoría de los casos, sus funcionarios reciben sueldos por sobre la media país. Lo cual les sitúa en una situación de “privilegio”; y recalco, no se sienten presionados a cumplir sus obligaciones... Nadie tramita más que los funcionarios del servicio público...

Hay honrosas menciones que son la excepción a la regla... Al menos, eso era hasta hace un mes... El Registro Civil siempre realizó un trabajo discreto y oportuno; pero la ambición de ciertos dirigentes, llevaron sus funcionarios a humillar públicamente a los usuarios... (Muchos de ellos, gente que vive con el sueldo mínimo... Algo así como el 60% del sueldo más bajo de esa institución...)

No pedían mejor tecnología, mejores instalaciones, comodidades para el público... No... Sólo los motivaba la ambición económica... Eso, lo encuentro detestable y falto de toda ética y moral... Mucha gente trabaja el doble, con 10 veces más responsabilidades y un sueldo proporcionalmente mucho menor... De eso no cabe ninguna duda, y me hago responsable de mis palabras... He trabajado en el sector privado y en el público, y he notado que quienes más reclaman, sólo han ejercido en el sector público... No saben lo que es trabajar de verdad, ni estar con la inseguridad de que, de un día para otro, a uno le digan: “Gracias por su esfuerzo, pero no está a la altura de lo que necesitamos”...

Algún día no estaré a la altura que requiera mi trabajo, pero mientras eso no suceda, jamás bajaré los brazos ante la necesidad de una persona... Lamentablemente no todos piensan igual... Le temen a la mafia de las masas; esas que hacen bullying al autónomo, al que tiene conciencia, al que tiene compromiso, al que tiene dedicación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...