sábado, 12 de julio de 2014

Fiesta de los '80 y '90

Ayer fui invitado a una fiesta con música de los años '80 y '90, en el Hotel Traiguén, de la ciudad de Traiguén.


A diferencia de las fiestas de la época (que comenzaban a eso de las 11 de la noche y no paraban hasta el alba); mi esposa, una amiga y yo, llegamos a eso de las 10 y estaba casi lleno. - Pero como en los años '80 corría el "Pituto", el nuestro nos tenían una mesa reservada, frente a la pista de baile... Desde mi privilegiada ubicación pude apreciar que había más mujeres que hombres... Como en las fiestas de los '80...

Avanzaba la hora y los improvisados DJ colocaban temas al azar, sin ninguna concordancia musical entre ellos, por lo que el público se limitaba a consumir... Y consumir... Y "picotear" el maní que había en las mesas... Hasta ahí bastante fome, de no ser porque los organizadores visitaban las mesas ofreciendo las delicias que tenían en la cocina...


Del desastre musical pasaron al Karaoke... OMG!, pensé yo... Ni que fuera un cumpleaños infantil... Para sorpresa de todos, hubo dos o tres participantes que cantaban bastante bien... Y no faltó el que se animó a cantar, pese a su desafinada y desentonada voz... Comenzaron las seseos... Nadie quería pifiar... Pero eso causó cierto entusiasmo en el público, deseoso de circo, donde se mofan del caído... Y cuando nadie se animó a cantar más, el público cantaba desde sus asientos un tema de Alejandra Guzmán:

Hacer el amor con otro
noooo no no
no es la misma cosa, no hay estrellas de color rosa
no destilan los poros del cuerpo
ambrosía salpicada de te quieros.
Hacer el amor con otro
Síííííí sí si.....

¿Perdón?, dijo el animador... ¿dijeron Síííí sí sí, por ahí?

Seguía la canción y seguían los Síííí sí sí... Ups!... prendieron las "chiquillas", dije yo... Tal vez el baile se ponga interesante...

Por suerte, los organizadores tenían una carta bajo la manga. Un video musical estilo Clasic Project, con temas casi completos, muy bien hilados... Pero nadie bailaba... ¿?...

Hasta que salió la primera pareja. Un otrora 'flaco', alto, con su pareja más pequeña y con unos tacos que en algo disimulaban la diferencia de altura... Bailaban muy bien y a los 30 segundos salieron las demás parejas...
El 'pic' se logró con la clásica melodía del "punchi Punchi punchi Punchi punchi"... Otros temas como "El Mugrero", "Era Muda", "La Pachanga", eran el caballito de batalla que los tenía a todos en movimiento... Yo los veía bailar y me vinieron los recuerdos del pasado... 

¿Cómo estarían mis compañeros del colegio y la universidad?
¿Cómo se verían ahora mis compañeros?

Y comencé a hacer asociaciones... Tonteras que causa el ocio, mientras mi esposa y su amiga salían a fumar (Esa era otra cosa que había cambiado... Ambiente libre del humo del cigarrillo)...

Estaba la clásica rubia natural, bastante atractiva a pesar de los años... Y la rubia artifical, con un buen trabajo de peluquería... Nada que decir... Ya que casi todos los asistentes evidenciábamos cierto grado de sobrepeso... También estaba la flaca que se matiene bien hasta la madurez, y baila bien, pero sin exagerar... Y estaba la que en ese entonces era la clásica tía joven y buena onda (hoy madurona alolada y siempre muy simpática)...

No faltó la morena coqueta con su sensual movimiento de caderas... Ni el clásico bailarín tieso... Asumo que tan tieso como en la adolescencia... y Ahí me vi, "pelando" a cuanto sujeto o mujer se me cruzaba, sin siquiera haber puesto un pie en la pista...

Pero llegó mi momento... Y nada menos que con mi esposa y su amiga... Como en ciertas fiestas de liceo en que mis compañeras preferían optar por bailar conmigo, que con los clásicos pasteles de entonces...

Rodillas no me fallen, pensaba yo. Y creo que me defendí bastante bien, considerando la falta de práctica, el sobrepeso y el que no haya bebido alcohol... En la disco primero consumía el "cover", ojalá bien cargado, y luego me animaba a bailar... En ese estado creía que lo hacía bastante bien... jajajaja... Cosas de adolescentes...

La pasé muy bien; estuvo 'entrete' la cosa y en esas condiciones, uno siempre queda con ganas de repetir la experiencia... Pero, de manera similar a lo que pasaba en algunas de las fiestas de los '80, la amiga de mi señora sufrió un malestar estomacal... No sé si por lo que comió, o por la mala calidad del pisco sour (sólo se sirvió uno y medio)... Así es que nos retiramos a eso de las dos y media de la mañana...

Raya para la suma: Nos estamos poniendo viejos, pero no perdemos las viejas costumbres... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...