domingo, 28 de julio de 2013

La vida sin vida...


Hoy vi esta imagen en Twitter... Me impactó...

Puede que este pequeño no haya sido producto de un aborto deseado... Le daré el derecho a la duda razonable, porque puede provenir de un embarazo uctópico, o embarazo tubario.... Todos saben que para que se desarrolle un bebé, este debe alojarse en el útero; pero si queda a mitad de camino, y los controles gineco-obstétricos no son los adecuados, el pequeño podría alcanzar un nivel de desarrollo similar al de la foto... ¿Cómo llega a las manos de una persona?... Obviamente en estos casos hay una intervención quirúrgica, para salvar la vida de la madre.... 

Al menos, así me lo han dado a entender personas vinculadas al área de la obstetricia...

Hay muchos argumentos, válidos o no tanto, para apoyar o rechazar el aborto... Aborto sin apellido, dice una amiga, ese que se decide libremente, y por el sólo hecho de tener autoridad sobre lo que ocurre en el propio cuerpo... "La mujer no es un envase, ni una máquina de traer chiquillos al mundo"... No voy a redundar en materia de argumentos, porque no es ese mi fin...

Sólo se me viene a la mente algo que mi esposa me contó que ocurrió en su turno, mientras realizaba el curso de perinatología: Un bebé, tal vez no más grande que el de la foto, nació prematuramente. Según sus palabras, ese pequeño "luchaba por vivir"... Cabía en una mano, no estaba completamente desarrollado, pero todo indicaba que intentaba mantenerse con vida... Fue algo que la emocionó. Y a mí también, cuando me lo relató...

Creo que las sociedades deben proteger a los más débiles, incluídos aquellos que están en el vientre materno... Nuestra sociedad, tal cual la conocemos, sólo impide el aborto; pero poco o nada hace por brindarle oportunidades a esa vida que mañosamente dice "salvar"... Me hago cargo de mis palabras, porque la realidad que me rodea no es una donde las oportunidades abunden... Las oportunidades quedan al arbitrio del azar... No sólo hay que hacer mérito, sino que además, pareciera que hay que caerle en gracia a quien evalúa esos méritos... 

Si me equivoco, pediré las respectivas disculpas... Soy tan falible como nuestro sistema... Pero no pretendo excusarme en aquello para evadir la responsabilidad propia... Al menos, yo no actúo así....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...