domingo, 28 de julio de 2013

El amigo de la amiga de mi esposa...


La propiedad de la imagen está al pie de esta, y sólo la puse porque refleja amistad, más allá de nuestro estructurado concepto que de ella se tiene...

Un día, esta amiga recibió una llamada de alguien que decía haber sido compañero de curso en la enseñanza media... Con los años, hay nombres que se olvidan, en especial los de aquellos compañeros "pollos", "quitados de bulla"... Pero los apodos jamás se olvidan, y así fue como recordó a este personaje... Se vieron un día "X", él le mostró imágenes de la familia que había formado y, cómo había surgido a pesar de la adversidad... Y esta es la historia:

Siendo el mayor de dos hermanos, y dependiendo sólo de los ingresos de su madre (su padre los había abandonado sin dejar rastro de su nuevo domicilio)... Sucedió que cierto funesto día, su madre viajó desde esta región hasta Santiago y, producto de un atropello, quedó en coma por varias semanas. Al volver en sí, había perdido la memoria.... Los pequeños cayeron en manos de aquellos tribunales que deben cautelar por el bienestar de los menores y, como ningún familiar se quiso hacer cargo de ellos, los envió a un hogar de niños... En ese tiempo, a cargo de Carabineros y personal civil...

Siendo los "nuevos", era imposible que los antiguos no los quisieran "bautizar"... Hereje término, si en realidad lo que querían era violarlos a ambos... Los encerraron en una pieza y cuando los mayores se abalanzaron sobre ellos, uno dio la voz de "alto"... Por alguna extraña casualidad, ese joven los ubicaba y les brindó su protección... Se salvaron de tan brutal bienvenida, aunque siempre estaba latente el peligro de los cuidadores... 

Según lo relatado por él, en las noches se sentían gemidos y llantos lastimeros por parte de los más pequeños... Nadie hablaba, pero se sospechaba que los tíos abusaban de estos... Los más grandes se aprendían a defender... Aberrante, considerando que la sociedad confía a instituciones como esas, el cuidado de los seres más vulnerables de nuestra sociedad...

Lo peor de todo es que en pleno siglo XXI, no ha mejorado mucho esa realidad...

Volviendo al relato; la madre se recuperó y, este entonces joven muchacho, se puso a trabajar por aquí y por allá. Terminó sus estudios de enseñanza media, rindió la Prueba de Aptitud Académica y dado su buen resultado y su humilde condición, logró varias becas... Trabajaba y estudiaba... Salió adelante... Terminó su carrera, sacó un Magíster, y otros estudios varios... Hoy trabaja en una gran empresa... Logró lo que parecía imposible...

Y bueno... Yo, que tuve más oportunidades y mejores condiciones de vida, no tuve la madurez suficiente para forjarme un mejor futuro... Me alegro por él... Me inquietan los que quedaron en el camino... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...