domingo, 8 de julio de 2012

El alcohol nos hace temerarios

Ciertamente hay quienes se escudan en que "cura'o no vale", "la suerte del cura'o", "estaba borrado"....Y un sin fin de excusas para justificar sus acciones una vez concretadas...

Este es un caso un tanto distinto.... Donde el alcohol juega un papel relevante....

Dos compañeros y yo nos encontrábamos realizando nuestra práctica profesional en el Parque Nacional Tolhuaca. Integrábamos un equipo de trabajo que además, contaba con una Ingeniero forestal y una egresada de Ingeniería que estaba trabajando en su tesis..... El trabajo era de realizar muestreo mediante elaboración de parcelas, registrar en una tablas datos de suelo, vegetación, fauna, mediante distintos items creados para tal efecto.

El sistema de trabajo era de 10 por 4.... Es decir, diez días de trabajo, por cuatro de bajada; bajadas en las cuales nosotros aprovechábamos de recopilar información para nuestros respectivos informes de práctica....

No tardamos en conocer la típica "picada" que nunca falta. Cruzando la laguna Malleco, quedaba la casa de un parcelero, quien vendía pan amasado, queso, huevos, chivos, bebidas y (por supuesto), licor..... Por esos lugares aislados era eso, o caminar unos 8 Kilómetros que nos separaban de las termas de Tolhuaca, donde por cierto, el turco Chaín no iba a cobrar menos que el parcelero....

La interrogante era ¿cruzar en bote?, ¿o dar una extensa vuelta por el camino?..... El bote ganó.... Un compañero tomó los remos y yo la linterna pues, además, era de noche..... Nos paramos en el muelle donde había algunos botes, encendimos y apagamos la linterna unas tres veces en dirección a la casa.... Nada pasó.... Lo volvimos a intentar, y ¡sorpresa!, una lámpara a gas sobre la ventana señalaba nuestra ruta...

Dirigir el bote era simple... La luz se ve por tu derecha o la luz se ve por tu izquierda... Y así llegamos.... No sin antes sufrir un pequeño desvío al cruzar frente al estero que alimentaba la laguna...... El regreso fue similar, salvo por el hecho de que no encendían nunca la dichosa linterna.... Pero lo logramos....

Volvímos al campamento base con una botella de pisco Capel y una Coca Cola de litro y medio.... "La promo", pero al doble del precio que se pagaba en la ciudad...... Sólo una botella... La idea no era curarse, si no que compartir un "combinado"...

Detalle no menor: Yo no sabía nadar, y andábamos sin chalecos salvavidas.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...