miércoles, 8 de agosto de 2012

A su salud

¡Salud!. Mientras gozamos de ella no forma parte de nuestras preocupaciones, pero basta con el simple hecho de golpearnos un dedo del pie contra la pared, y nos sentimos fatales.....

Una simple uña encarnada y ya nos cuesta caminar.... Sin embargo, cuando realmente tenemos un problema médico, nos enfrentamos a un sistema frío y excluyente..... Para muchos debe ser muy frustrante tener que realizar filas, mendigando atención en un sistema que se nutre en buena parte, de nuestras cotizaciones.... Y por qué no decirlo, tampoco es gratis, ya que eventualmente hay que desembolsar dinero extra....

Hoy me contaban de un caso puntual que me impactó profundamente.... Una anciana persona, funcionaria de hospital, que por años esperó la hora para operarse de una hernia; por fin la consiguió..... Le avisaron un día viernes, y al lunes siguiente, en horas de la tarde, estaba siendo operada.... Su sorpresa es que la mañana del día martes estaba siendo dada de alta....

Ella se sentía mal, y así lo manifestó, tenía mareos, se sentía débil, pero la decisión profesional había sido tomada.... Debía abandonar el hospital, y trasladarse por sus medios a la ciudad vecina de donde provenía.....

¿Es ese el precio que debe pagar un ser humano en nuestra sociedad "Moderna"?...... ¿Será desechable por su avanzada edad?....

Desconozco si el criterio utilizado fue el correcto, si los exámenes indicaban que ya estaba en condiciones de retornar a su vida normal..... Obviamente se encuentra en su domicilio, recuperándose en la medida de sus fuerzas y la vitalidad que le queda.... Decepcionada de un servicio al que entregó años de esfuerzo y dedicación, cosa que sí me consta, hizo con el profesionalismo requerido..... De un servicio al cual todavía pertenece, ya que sigue siendo funcionario de este.....

Termino planteando la siguiente interrogante: ¿Qué queda para el resto?....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...