lunes, 21 de mayo de 2012

Una bicicleta para tres

El título se parece a una conocida película chilena, pero dista mucho de asemejarse.
Esto ocurrió cuando yo tenía unos 7 años de edad. Fue el verano má terrible de mi vida.
Armando el contexto, mi padre, por aquellos años, vivía de su trabajo en un taller mecánico de su propiedad. Suena a trabajo rentable, pero no, por aquellos años no habían tantos vehículos como ahora, el dinero tampoco fluía tanto, por lo que había que cuidar cada peso.

En la casa, la bicicleta común era una mini cic, algo así como la bicicleta que aparece en la película "Machuca". En ella di mis primeros pedaleos, al igual que mis hermanos, pero como sólo era una y, típico, todos queríamos andar al mismo tiempo, nos turnábamos y más de alguna pelea salía por lo mismo.
Es el caso, que cruzando la calle con uno de mis hermanos, este fue atropellado por una moto. El manillar de esta ocasionó una fractura craneana que le pudo haber costado la vida, pero la atención oportuna en nuestro modesto hospital impidió tan trágico final. A partir de ese verano muchas cosas cambiaron, y la bicicleta que quedó tirada en el lugar, había sido guardada por un vecino que vió lo sucedido, pero obviamente no dijo nada de lo visto para "no andar metido en tribunales".

Mi hermano se recuperó; por varias semanas nadie utilizó la bicicleta. Y el título, bueno, este obedece a que en ese entonces éramos 3 hermanos, bastante seguidos en edad. De ellos, yo soy el mayor y quien se seguía de mí fue quien tuvo tan violento accidente (del cual sólo queda una profunda y notoria cicatriz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...