domingo, 3 de junio de 2012

Al patrón se le quema el arroz

Obviamente, el tema no es si cocina o no..... Cuando presenté mi curriculum, yo sólo sabía que tenía varios campos y algunos con cultivos forestales....  De hecho, me habían dado el "dato" de que el encargado de las faenas iba a renunciar y, por cosas de la vida, este empresario del agro fue a comprar a la ferretería donde yo trabajaba y me tocó atenderlo.... Una vez realizada la venta derechamente le pedí trabajo. Me dijo que le hiciera llegar un currículum y 7 meses después, me llamaron...

¡Por fin iba a poder ejercer en lo que había estudiado!, pero no sabía lo que me esperaba.....

El trabajo era de supervisor. Se trabajaba con sistema de contratistas; uno debía ver que el trabajo se realizara "adecuadamente" y eso era todo. Como quedaba algo de tiempo entre despacho y despacho de camiones con metros ruma, comencé a prestar oído a los rumores: "A ese que va ahí, se lo está comiendo el jefe"... "A ese otro también".... "Ese ya no, dejó de ser de los regalones, lo cambió por otro más joven"..... --¿Qué onda? me preguntaba yo, ¡donde me vine a meter!--...

En fin, con el tiempo me tocó apoyar las labores agrícolas con trabajo en bodega y, de los rumores pasaron a las historias....
"Yo lo vi, estaba con 'tal chofer' de 'tal camión' en 'tal parte'; cuando se fueron casi me pillan que los estaba observando"...
"Tal día pasó a buscar a ese tractorista, se lo llevó para el monte y a la vuelta, este venía todo sudado y colorado" (habían ido en camioneta)...
"Un día me llevó en su camioneta y comenzó con insinuaciones; por $5.000 yo no lo iba a hacer. Otra cosa es si me compraba un auto nuevo"....
Pero ¿qué onda?, hasta había algunos dispuestos a prestarse para el "tandeo"...

La verdad, yo jamás vi nada; dentro de mí no cabía pensar tan mal de ese señor, de edad relativamente avanzada, que cuando llamaba la atención el trato era el mismo para todos.... Pero el rumor era fuerte y los números iban en aumento.... Logré contabilizar algo así como 15 trabajadores... Cuyo único privilegio era ser jefe de cuadrilla o tener una maquinaria a cargo... ¡Y por el mismo sueldo!.... El resto, los "no favorecidos", debían hacer el trabajo de obreros....

Si se preguntan si acaso a mí me hizo alguna oferta; nunca escuché insinuación, ni frase alguna al respecto... La necesidad de trabajar me mantenía ahí, hasta que un buen día me dijeron: "No hay más labores de bodega, así es que le vaya muy bien; pase a la oficina que su finiquito está listo"....

De nuevo estaba cesante.... Pero salir de ese lugar significó un alivio....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...