viernes, 22 de junio de 2012

La Catanga

Aquí los recuerdos son un poco difusos..... Estamos hablando de cuando tenía unos 4 años.... A mí me parece increíble que algunos recuerdos de ese tiempo aún divaguen por mi mente...

Por aquellos años, no había muchos vehículos en el mercado nacional.... No digamos que escaseaban, pero por estas sureñas latitudes, la mayoría de la gente trabajaba y estudiaba donde vivía, entre otras cosas, porque las vías de comunicación no eran tan expeditas.... Un par de recorridos diarios en bus, nos mantenían comunicados con Temuco. Otra cosa era intentar llegar a Curacautín o Galvarino... Los caminos eran de ripio y en invierno, al  menos el que dirigía a Curacautín, sufría periódicos cortes.

Recuerdo que mi padre tenía una vieja camioneta con barandas de madera.... Debe haber sido tan vieja, que probablemente el mismo Henry Ford le debió haber dado el visto bueno a la salida de la fábrica....

Entre otras de las cosas que recuerdo, y espero no estar mezclando historias, es que el capot era de alas que se abrían por los lados. Su volante era de gran diámetro pero de bajo grosor. La palanca de cambios era larga y terminaba en una esfera. En cuanto al asiento, o el sistema de limpia parabrisas (si es que este tenía), ya es algo demasiado específico; sólo recuerdo haber estado en un vehículo que tenía un pequeño motor donde ahora van las viseras para el sol, y que la plumilla colgaba afuera... Pero ese puede haber sido el sistema de otro de los vehículos de la época.

Lo que sí recuerdo es que íbamos al campo a ver mis abuelos en ella. Uno diferenciaba el ruido de ese motor a distancia. Probablemente en él fue que mis padres nos llevaron a conocer por primera vez el mar, en las costas de Mehuín. También probablemente fue en ese viejo armatoste que dimos nuestros primeros paseos al río, o a buscar digüeñes, o simplemente a pasear por el simple hecho de cambiar de aire....

Intento recordar algún detalle más de aquella máquina, como el color ... Tal vez sea un verde claro, de esos que tienen nombres asociados a la naturaleza (verde esmeralda, verde caki, verde musgo, verde que te quiero verde, ......); probablemente sus focos eran redondos y asomaban junto al radiador, y sus tapabarros eran curvos e iban por sobre las rueda (no como los actuales, que son laterales y en realidad sólo les queda el nombre)...

En realidad lo único que claramente recuerdo es que alguna vez paseamos en una camioneta, a la que mi padre cariñosamente llamaba "La Catanga"....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...