martes, 19 de junio de 2012

El viejo del saco

Muchas leyendas urbanas se han tejido en torno a este mítico personaje....

Según mi suegra, cuando ella era pequeña había mucha gente que salía a recorrer, cargando en un saco sus escasas pertenencias, buscando trabajo por los campos.... En aquellos tiempos les llamaban "los caminantes"..... Existía mucha preocupación por las jovencitas, que podían ser víctimas de estos mercenarios del laburo.....

Cuando yo era pequeño, estos personajes ya habían desaparecido, sin embargo quedaban otros, menos laboriosos que, ya sea por falta de oportunidades o por estar aburridos de un sistema tan mercantil, sólo vivían de limosnas, de la caridad de los vecinos..... Estos extraños personajes, también cargaban en un saco sus escasas pertenencias. De ahí a contarle historias a los niños en torno a estas personas, sólo había un paso.....
- Cómete la comida , que si no, va a venir el viejo del saco y te va a llevar...
- No pelees con tus hermanos, que va a venir el viejo del saco y te va a llevar...
- No salgas a jugar a la calle, que ....... y siempre estaba la posibilidad de que el viejo del saco apareciera....

Más de una vez vi que mi mamá le convidaba algo de comer..... Eso nos hacía dudar.... Es decir, creer que realmente ese personaje se llevaba a los niños....

Bastaba con que alguien diera el aviso de "viene el viejo del saco".... Y los niños desparecían de las calles..... Era bastante popular el mito....

Con los años estos personajes han desaparecido casi totalmente..... Decirle hoy en día a un niño: "viene el viejo del saco"... Lo más probable es que se le vayan encima y lo agredan.....

Tal vez, en aquellos tiempos la gente era más temerosa.... O más respetuosa.... O es que el viejo del saco evolucionó y se adecuó a los nuevos tiempos....

O tal vez vemos sólo lo que queremos ver y aún siguen ahí...... En algún pasaje, en algún rincón..... Mucho más cerca de lo que pensamos.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras...